viernes, 14 de octubre de 2011

La cueva del Tortero (Tous)

Esta cavidad es menos conocidas que otras cuevas clásicas de la región, seguramente por su pequeño desarrollo. Sin embargo siempre ha tenido una cierta fama por sus formaciones.

Situada cerca de la cueva del Candil, en uno de los barrancos del altiplano de Tous, es una cueva cuyo aspecto actual no es el que tuvo hasta hace unos cuarenta años. Originalmente tenía una boca pequeña y una galería descendente que llegaba hasta las salas ricas en formaciones.


En aquellos años, alguien pensó que las coladas y formaciones eran algún mineral valioso, tal vez mármol, y tras construir una camino especialmente para acceder a la cueva, abrió a barrenazo limpio una galería tamaño camión, de unos veinte metros de longitud.


Milagrosamente los trabajos se detuvieron frente a una gran cortina de formaciones, y la mayor parte de la cavidad se salvó. ¿Qué pasó?, tal vez cuando vendió su primer producto se encontró con que no valía tanto o a lo mejor no era rentable. O tal vez la Virgen de la Cueva Santa, patrona de los espeleólogos, escuchó alguna oración e hizo el apaño.


El resultado es que ahora una pista medio abandonada nos lleva hasta la gran boca de la cavidad. Ha sido corraliza de ganado, ha albergado colmenas, ya ahora está tranquila, afeada por unos restos de construcción.


Tras atravesar la cortina de columnas, estalactitas y estalagmitas, accedemos a una serie de salas muy ricas en formaciones, descendiendo por unas coladas.


Muchas formaciones están rotas, tal vez por las explosiones de los barrenos o por el incivismo del personal, pero pese a todo es una gozada. Las fotos lo muestran, así que tampoco hace falta comentar demasiado.




Un cosa más. Al igual que la vecina cueva del Candil, también ésta está mal señalizada. La siguiente es una foto de la presunta cueva del Tortero. Desde luego los que hicieron ese trabajo se lucieron. La cueva verdadera está a unos 400 metros al noreste de la falsa.


Aquí esta el plano original de la cavidad, y el plano actualizado. El original es del amigo Toni Fornes, y el nuevo, pues está hecho a medias.