viernes, 2 de marzo de 2012

Los abrigos del río de los Santos (Alcudia de Crespins)

El río de los Santos, discurre por el término de Alcudia de Crespins, tras nacer en el manantial de los Santos. El nombre le viene seguramente de una ermita (hoy desaparecida) dedicada los Santos de la Piedra, San Abdón y San Senen.

A partir del manantial, el río recorre un valle bastante angosto, con unas laderas empinadas que terminan en pequeños farallones en ambas márgenes, aunque no siempre se corresponden los de las dos vertientes, con lo que no llega a tener aspecto de cañón, ni mucho menos.


La zona está poblada desde muy antiguo, y por la zona hay restos desde la época ibérica, que no han proporcionado nada espectacular, pero si datos valiosos.

Hoy el valle está afeado por el viaducto de la autopista que lo atraviesa como un kilómetro aguas abajo del manantial, que también ha sido modificado artificialmente.

En ambos márgenes hay pequeños abrigos, situados en la base de los farallones antes mencionados. Bajo el viaducto de la autopista, en la margen izquierda, está el abrigo de la Caseta de Molina (tengo serias dudas sobre el nombre de las dos pequeñas cavidades que aquí se comentan). La boca está medio tapada por la vegetación.


Es un auténtico milagro que haya sobrevivido a las obras, pues está literalmente entre los pilares del viaducto. Consta de una única sala de techo agrietado (tal vez por las obras de construcción del viaducto). Las dos fotos siguientes lo muestran (la segunda es la vista desde la boca de la cueva).



Un agujero en el techo, cerca de la boca, actúa como ventilación de la pequeña cavidad, y sin duda en algún momento fue salida de humos. En su interior, que muestra restos de haber sido utilizado como refugio durante la construcción de la autopista, hay restos variados. Llama la atención una persiana de madera, situada debajo de un gran bloque desprendido del techo. Esta muestra definitiva de lo inestable de la cavidad, junto a las grandes grietas que muestra el techo actual, hacen que no apetezca estar mucho rato dentro.


En la margen opuesta, un poco aguas arriba del viaducto, se encuentra el abrigo dels Sants (?). Se accede a él con más facilidad desde la parte alta del cerro. Se abre en la parte baja del cortado superior, aunque después de bajar el mismo hay que hacer de nuevo una pequeña trepa para llegar a la boca. Ésta forma como un balcón sobre el valle, y realmente poco más hay, pues el resto de la cavidad está formado apenas por una pequeña galería paralela al cortado. 


En realidad el abrigo está formado por el basculamiento de un bloque de roca por efecto de la descompresión, y la pequeña galería está en algún punto  abierta por la parte superior.



Este río de los santos es muy interesante. Alimentaba la turbina de una fábrica a comienzos del siglo XX, y alimentaba el sistema subterráneo de suministro de agua a la localidad. Pero esto ya es otra historia.

Una coplilla popular canta las excelencias del Río de los Santos:

Hi ha una font prop de Canals
que la Font dels Sants es diu,
i d’esta font naix un riu
d’aigües clares com cristalls.
( ...)*

*SIVERA FONT, Pbro. Sebastián. Apuntes histórico-descriptivos de la villa de Canals. Canals 1983. P. 36.