miércoles, 8 de julio de 2015

La Rambla de Tambuc

La zona de Bicrop-Millares ha sido ya tratada aquí al menos en otra ocasión, al hablar de la Cova de les Dones. Lo que ahora se va a comentar es un recorrido circular, con una primera parte muy interesante y de paisajes muy atractivos. 



Se trata de una ruta que sale de la zona de las icnitas (huellas de dinosaurios), junto a la carretera Bicorp-Millares, y recorre la rambla de Tambuc hasta enlazar con la rambla de Zurgacho, por la que se regresa a la carretera y por ella al punto de partida. En total 14 kilómetros por monte y un par más por la carretera, al final.

Lo primero, como no, es acercarse a ver la icnitas. Aunque no son las más espectaculares del mundo son lo suficientemente llamativas como para que, durante un buen rato, uno se pase el tiempo mirando el lecho del barranco, con la esperanza de descubrir más huellas.





La rambla comienza bastante amplia, con un suelo muy plano que en amplias zonas está formado por estratos horizontales de roca caliza, erosionada y pulida por el paso de las avenidas. Aparecen frecuentes marmitas de distintos tamaños, desde unos pocos decímetros hasta varios metros de diámetro y profundidad, algunas de ellas convertidas en depósitos naturales de agua que la fauna de la zona emplea en el largo estiaje.



Los meandros muy marcados nos hacen avanzar en direcciones cambiantes, tan pronto con el sol de cara como de espaldas, y lo más curioso es que uno casi no se da cuenta de que va girando, entretenido en ir atento a los pequeños pasos que hay que ir superando.




Poco a poco la rambla se va encajando y las pozas se vuelven más profundas. Algunas debemos descenderlas, mientras otras hay superarlas sin perder altura, aprovechando para ello las cornisas que la estratigrafía horizontal ha creado. En conjunto es un recorrido cómodo, aunque los frecuentes tramos de suelo de grava resultan pesados de caminar.

En esta ocasión, aprovechando la luna casi llena, parte del recorrido lo hicimos nocturno, lo cual da un toque especial a los paisajes. Vivaqueamos a la altura de la antes mencionada Cova de les Dones, que quedaba unos 50 metros sobre nosotros, frente a la confluencia de la rambla de Zapatero con la de Tambuc.

El suelo de losas planas de roca es ideal para tumbarse y disfrutar (con permiso de la luna) de un cielo increíblemente estrellado.



La ruta sigue descendiendo por la rambla de Tambuc, que prácticamente es ya un cañón, con altas paredes verticales en las que algunas bocas de cueva nos piden a gritos una visita para explorarlas. Uno de esos acantilados, en la margen izquierda de la rambla, presenta una gran brecha en forma de U, que es la "casi comunicación" con la rambla de Zurgacho, que en uno de sus meandros casi ha llegado a unirse con la de Tambuc. 






Para acceder a la rambla del Zurgacho directamente se debería escalar una pared de unos treinta metros. La alternativa es seguir adelante por el Tambuc, y tras superar una zona con un gran caos de bloques, remontar la ladera de la margen izquierda, ahora más suave, para cambiar de barranco.





Al llegar al alto tenemos una vista espectacular de la rambla de Tambuc, tanto hacia aguas arriba (dirección S-O, por donde veníamos) como aguas abajo (dirección S-E). Merece la pena echar unos minutos disfrutando de la majestuosidad del paisaje. 







Justo a nuestros pies, pero mirando hacia el Este, está el punto en que el Zurgacho se aproxima a la rambla de Tambuc. La rambla de Zurgacho está, de todos modos, bastante más alta que la de Tambuc, con lo cual si algún día se llegara a comunicar formaría un balcón espectacular.



El resto de la ruta es remontar la rambla de Zurgacho hasta su enlace con la carretera. Esta rambla es, en conjunto, mucho menos atractiva que la nos sirvió para la ida. Es más bien un barranco, con suelo mayoritariamente de grava, por el que vamos progresando como podemos.

En total, hasta el enlace con la carretera, habremos caminado catorce kilómetros. Siguiendo la carretera hacia la izquierda, en menos de dos kilómetros llegamos al parking de la zona de las icnitas, donde habíamos dejado el coche.



Es de resaltar que en toda la ruta no hay una sola fuente, así que hay que llevar agua en cantidad suficiente (que en verano es mucha agua).

Detalles de la ruta y el track están este enlace.

1 comentario:

mohai dijo...

Buena ruta, habrá que hacerla.